jueves, 16 de agosto de 2012

AQUA LIBERA ... un oasis romano

     En Aljucén, un tranquilo pueblo a 15 minutos de Mérida en plena ruta del camino de Santiago, se encuentra este restaurante y casa rural. Inspirado en la cultura romana, podemos disfrutar de un baño en sus termas, de la tranquilidad de sus patios y, sobre todo, saborear su menú degustación, como no podría ser de otra forma, basado en los banquetes con los que se agasajaban los patricios y cónsules de la época.

     Después de un relajante baño en sus termas y pasear por sus patios, lo único que puede mejorarlo es que al llegar al comedor este sea un patio con varios triclinium alrededor de una pequeña piscina. Tras acomodarte y servirte unas aceitunas y una jarra de mulsum, un delicioso vino aderezado con miel y especias que ya no se separará de ti en toda la comida, comienza un contundente menú que consta de dos entrantes, dos pescados, dos carnes y un postre.

    Aunque, como me confirmaron sus dueños, el menú esta en constante evolución te muestro el que pusieron a mi :

     
     Para abrir boca comenzamos con un moretum, un queso especiado acompañado con pan tostado, realmente delicioso, un plato excelente para comenzar a despertar el estomago.

     Como segundo entrante te sirven un plato de huevos revueltos con frutos secos y su versión de la salsa garum elaborada con una base de salsa de soja y anchoas. Aunque me gusto también, en mi opinión es uno de los platos más flojos de la comida.

     
     Para comenzar con los platos de pescado me sirvieron un excelente emperador con salsa de dátiles y menta, sencillamente deliciosa, para mí el mejor plato del día.

      
     Como segundo pescado presentan una especie  de buñuelos de gambas y calamar aderezado con raíz de láser, una especie muy apreciada por los romanos. Yo soy alérgico al marisco y no lo probé, pero mi pareja se comió el plato de los dos, así que supongo que malo no debía estar.

     Llegados a este punto y cuando crees que ya no puedes comer mas, te sirven un pavo en salsa de manzana con guarnición de cebolla caramelizada y melocotón.  Perfecta la combinación de sabores, un plato realmente bueno.

 

     El segundo plato de carne consta de una codorniz en salsa de mostaza, aunque ya no puedes comer mas, te da pena dejarla de tan bonita presentación.


     
     Como colofón a la comida unos trocitos de melón macerados con vinagre, pimienta y menta, que aunque así de entrada te puede chocar la verdad que sienta muy bien después de tanta comida.

     En definitiva, si a casi dos horas de termas y una orgía gastronómica como esta, le sumas la amabilidad de sus dueños y personal, los detalles de la casa que inspira una tranquilidad única; y disfrutarlo por un 40 euros, de verdad es una experiencia que aconsejo y merece la pena.

    
 Te dejo el enlace a su pagina web, por si quieres hecharle un vistazo o mas información.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada